CAPITULO VEINTIDÓS

TIERRA SECA


Tras aquella abrupta desaparición, Heracles se despertó aturdido. Estaba en un duelo fresco y blanquecino, hecho de esas baldosas frías en las que casi puedes ver tu reflejo. Incorporó medio cuerpo, ayudándose con sus musculosos brazos y miró a su alrededor, aunque todavía le costaba enfocar su visión, pudo distinguir las gigantescas paredes de aquel lugar. Aparentemente, desde fuera era una construcción humilde, pequeña, pero una vez dentro todo cambiaba. Las paredes, llenas de mosaicos representativos y altos ventanales, medían hasta cinco metros. El techo era abovedado con un sinfín de imágenes pintadas, los colores eran vivos, llamativos, aunque se podía apreciar el paso del tiempo en algunos, en otros parecía que el mismísimo Rafael los repasase cada día. La claridad era abrumadora para los ojos aún adormilados de Heracles. Los enormes ventanales atraían la luz hacia el interior. Era una sala sin muebles ostentosos, ni reliquias de ningún tipo, solo había un altar hacia el fondo con tres escalones bajos y en cada uno de ellos, una persona. Eran como estatuas, observaban a Heracles sin inmutarse, con las manos entrelazadas y reposadas en el regazo. Portaban una túnica azul celeste, muy clara, tan clara como el cielo más despejado. En sus espaldas, colgaba una gran caperuza y de ella una roseta griega plateada de cuatro pétalos. Heracles la reconoció al momento, los cuatro pétalos significaban los cuatro elementos de la naturaleza (viento, tierra, agua y fuego). El altar estaba rodeado por flores silvestres de todas las clases, pequeños arbustos de todos los colores y en el centro un gran manzano, fuerte, robusto y lleno de frutos. Los animales voladores lo sobrevolaban llenando la sala de armonía y paz. Heracles se levantó al ver que una mujer bajaba las escaleras del altar y se acercaba a él. Ella era diferente, más adulta, más bella y con una esencia distinta.

—Bienvenido, hijo de Zeus. —Ella extendió sus brazos para recibirlo.

—¿Quién eres? ¿Cómo sabes quién soy? —Preguntó desconfiado.

—Soy Mitéra. —Contestó, juntando las palmas de sus manos frente a sus labios, haciendo una pequeña y lenta reverencia cerrando los ojos. —Sabemos quién eres porque nosotros conocemos a todo ser que camina por la tierra. A ti no es difícil reconocerte, Heracles, hijo de Zeus.

—Ya, bueno… ¿Y dónde está mi amigo? —Preguntó apresurado.

—¿Te refieres al profesor? —Mitéra caminaba, solemne, alrededor de Heracles, los observaba como quien está en un museo.

—Sí. —A él le ponía nervioso ser objeto de una extraña mujer.

—No te preocupes por él, su cuerpo está descansando.

—¡¿Cómo que descansando?!

—Que su alma lo ha abandonado, pero nosotros cuidamos de su carne. —Dijo ella con calma. Hablaba muy despacio y cada paso que daba era premeditado, eso a Heracles no le gustaba.

Era una mujer joven y muy bella, de unos treinta y cinco años, su túnica no era azul como la de los demás, sino marrón, un marrón terrenal, una mezcla de color arena y tierra mojada. No llevaba el mismo símbolo, ni siquiera llevaba uno, pero sí tenía la caperuza puesta, por el flequillo salían algunos cabellos hacia fuera dejando ver su color, su pelo era como el chocolate, como los granos del cacao, al menos eso fue lo que pensó Heracles al verla. Sus ojos eran como su pelo, como su túnica y como su piel, tostados. Aunque eran pequeños, tenía una mirada penetrante, de esas que con solo mirarte, son capaces de descubrir todo tu interior. Iba descalza como los demás de aquella sala, pero ellos tenían heridas recientes, señal de desgaste y devoción. Ella no, ella no tenía ni un rasguño.

—¡¿Está muerto?! —Dijo él asustado.

—Eso es muy general, ¿no te parece? Decir que alguien está vivo o muerto es una forma de hablar demasiado rotunda. Hay muchas maneras de existir en este mundo y en otros. —A Heracles le molestaban sus enigmas y su manera de expresarse, tan calmada.

—¡No tengo tiempo para misterios, Mitéra! ¡Dime de una vez si está vivo o muerto! —Preguntó estresado.

—¡Eres un ser muy impaciente, Heracles y algo insubordinado! Teniendo en cuenta que estás frente a mí, la protectora de los cuatro elementos y soy la única que puede traerlo de vuelta a este plano terrenal.

—Si puedes traerlo de vuelta, ¿a qué estás esperando? — Le importó poco quién era, solo pensaba en salvar a Harris.

—No tan rápido, hijo de Zeus, antes deberás darme algo a cambio. —Contestó ella.

—¿Qué es lo que quieres? —Preguntó tajante, quería terminar con todo aquello lo antes posible.

Mitéra se giró hacia el altar, subió el primer escalón y de nuevo se giró hacia Heracles, con sus manos señaló a los que parecían estatuas mudas con túnicas azules, silenciosas, inamovibles y con los pies doloridos.

—Estos son los Yios, hijos de la Tierra, hijos míos. Jóvenes mujeres y hombres, destinados a preservar todos los elementos. Se entrenan durante siglos para ser dignos de ocupar un lugar en el Megalo Meteoro.

—Muy bien, ¿y qué? —Pregunto sin darle importancia. Mitéra era muy paciente, pero detestaba la falta de respeto.

—Los Yios que he criado, moldeado y entrenado hasta ahora, no han sido aceptados, ninguno de ellos a logrado entrar en el Megalo Meteoro. Antes todo era distinto, ¡mis Yios eran los ganadores, siempre, sin excepción! Se enfrentaban al resto de aspirantes de los otros monasterios y jamás eran vencidos. ¡Jamás! —Se estaba enfureciendo. Tomó aire por unos segundos y continuó levantando el mentón. —Ahora todo ha cambiado, la tierra ha cambiado, su vitalidad, su poder… Los humanos han infestado todo cuanto han pisado y por ellos, mis Yios ya no son puros.

—¿Y qué se supone que puedo hacer yo? Yo no puedo entrenarlos, necesitaría miles de años y no tengo tiempo. Llevo a cabo una importante hazaña, no voy a detenerme en una competición de egos.

—¡¡Tú no lo entiendes!! —Mitéra se dirigió a él furiosa. —¡Aquí equilibramos el mundo, equilibramos la existencia de todo lo que te rodea!

—Yo no pertenezco a este mundo, Mitéra, no soy de la Tierra. —Dijo con desprecio. —Soy olímpico, no me atañen vuestros problemas. Encontrarás a otro que lo haga. —Heracles infló su pecho con orgullo. —Si no vas a ayudarme, dime dónde está el profesor y yo mismo me lo llevaré de aquí, vivo o muerto.

—¡¿Quién te crees que eres?! ¡Estás ante una diosa, insignificante desliz humano! Tú solo existes porque tu padre tuvo una aventura con una terrestre! ¡Harás lo que yo te pida o te enfrentarás a mí! —Mitéra estaba muy enfadada ante la desobediencia de Heracles.

—¿Enfrentarme a ti? ¿Y qué vas a hacerme, rodearme de plantas y pajaritos? —Contestó él burlón.

Eso desequilibró del todo a Mitéra. Entonces su capa se convirtió en fuego. Rodeada de llamas de un vivo color rojo, miró a Heracles desafiante. Su rostro se cuarteó como la tierra seca y sus ojos dejaron de ser cacao, se volvieron brasas. Estiró los brazos hacia abajo, de sus manos brotaron dos varas incendiadas. Lanzó una, Heracles la esquivó haciendo un ligero movimiento hacia la izquierda, pero lanzó la segunda con tanta rapidez que Heracles no la pudo sortear y esta le atravesó el hombro.

Heracles era inmortal, pero su inmortalidad no le libraba del dolor. Soltó un quejido hacia dentro, un quejido muy varonil, su orgullo iba por delante. Miró a Mitéras y contestando al desafío, se arrancó aquella vara de fuego del hombro de un tirón.

—¡No puedes matarme, Diosa! —Dijo él medio sollozando.

—No, es cierto, pero puedo hacerte sentir dolor hasta que me ruegues y supliques. —Contestó ella apagando su fuego. Ahora solo quedaba una humareda a su alrededor que se esparcía por el aire como el humo de un cigarro. —Puedo salvar a tu amigo, a ese que porta el libro. —Heracles la miró impresionado. —¿Qué? ¿Creías que no sabría lo del libro? Dentro de este limbo vivimos bajo la armonía, la reflexión y la serenidad, pero no somos ajenos a lo que ocurre fuera, al menos no de lo importante. Sé muy bien qué es ese libro y de quién es. No voy a ser tan tonta como para meterme con Apolo, él es el dios de las musas de la tierra, de las Drinfas, las Náyades, de las Ninfas… así que no necesito saber más de lo que ya sé y no puedo ayudarte si no me das nada a cambio. Si Apolo viniera a pedirme explicaciones, él entendería mi intercambio. —Explicó mientras subía las escaleras y se posicionaba bajo el manzano. Acariciaba sus hojas con cariño. —Te lo preguntaré solo una vez más, ¿quieres que tu amigo viva?

—Primero quiero saber qué quieres de mí exactamente. —Contestó él intrigado.

—Un heredero. —Dijo ella. Heracles abrió sus ojos como platos.

—¿Un hijo mío?

—No. Que te quede claro desde ya, el hijo será solo mío, no quiero lazos sentimentales, ni paternales, ni de ningún tipo. ¿Queda claro? Solo quiero tu semilla y podrás irte por esa puerta con tu amigo, con el libro y con el símbolo de la roseta. Con ella demostrareis en Agias Trias que fuisteis dignos en el santuario de los cuatro elementos, que fuisteis bendecidos por mí; y os dejarán entrar.

Heracles se quedó pensativo durante unos segundos. Se sujetaba el hombro aún dolorido, parte de su camisa se había manchado con su sangre. Mitéra se fijó en su dolor, en su herida cicatrizándose sola y en el rastro de sangre en su prenda.

—Los Asimis siempre me habéis fascinado, con vuestra sangre tan plateada, tan brillante, ¡es fría, es densa..! —Dijo con un tono de voz casi placentero. A Heracles le causó atracción su lado perverso.

—Si vas a tratarme con esta brusquedad en el lecho, creo que tendré que pensármelo. —Contestó él, pícaro. Sonrió.

—Prometo ser más suave que tus puños. —Dijo ella, siguiéndole el juego. Le devolvió media sonrisa.

Entonces tendió su mano para ofrecerle subir al altar y él caminó con chulería hasta ella. Una vez juntos, uno frente al otro, un destello de luz los evaporó.


  1. Cuanta intriga!! No puedo dormir sin intentar de leer el siguiente!! Necesito saber más y seguir leyendo!! Gracias mi autora…

CAPITULO VEINTIUNO

LA CHICA DE LA CAMA SUPERIOR


Llegaron hasta la puerta del monasterio de Agios Stefanos, el primero al que debían rendir culto. La gran puerta de madera se encontraba bajo un pequeño porche de piedra, sostenido por cuatro robustas columnas que formaban unos bellos arcos. A cada lado de la entrada, dos ventanas arqueadas exponían unos pequeños santos como símbolo de protección y bienvenida.

Los dos estaban completamente mojados, la tormenta continuaba con su insistente lucha, necesitaba atraparlos como fuese. Heracles golpeó la puerta tres veces, pero nadie contestó. Ambos miraban hacia el exterior del porche, los rayos caían con más intensidad en las escaleras. Heracles golpeó de nuevo y de nuevo sin contestación.

—¡Abran, por favor! —Gritó Harris impaciente.

—¡Shhh! —Le señaló el semidiós. —No debemos irrumpir en su tranquilidad.

—¡¿Tranquilidad?! ¡Acaso no se dan cuenta de la tormenta que hay aquí fuera! —Contestó el profesor algo molesto.

—Esto es un santuario, lo que significa que está en suelo sagrado. ¡Usted no lo entiende! Tras esta puerta, ellos viven una realidad totalmente distinta.

—¡¿Y qué vamos a hacer, quedarnos aquí plantados mientras el malhumorado de tu padre quiere matarnos?!

—Tenga paciencia, profesor. Ellos deben sentir nuestra presencia, si no nos calmamos, no nos abrirán. Debemos estar en la misma sintonía. —Dijo Heracles intentando tranquilizar a Harris. Se colocó frente a él, cogió sus manos y juntó sus palmas. —Respire, relájese. Olvídese de la tormenta, piense en este lugar como lo que es, un paraíso. La tormenta no es real, no en su mente. Cierre los ojos y respire profundamente.

Harris hizo caso a las indicaciones del semidiós, aunque le costaba olvidarse de aquellos estruendosos sonidos que estaban haciendo añicos las escaleras del porche. Cerró sus ojos y respiró hondo.

—Dígame, ¿qué es lo que oye? —Preguntó Heracles.

—Nada, no oigo nada. —Contestó él encogiendo los hombros.

—Exacto, nada.

El profesor no se dio cuenta, pero el escándalo de la tormenta había cesado.

—¿Eso qué significa? —Preguntó aún con los ojos cerrados.

—Siga escuchando. —Le indicó Heracles.

—¡Oigo pájaros! ¡¡Están cantando!! —Harris abrió sus ojos y lo que antes era un jardín oscurecido por la tempestad, con sus adornos y plantas destrozadas, se convirtió en un bello lugar, lleno de arbustos floridos con mariposas y abejas revoloteando. El sol volvía a brillar e iluminaba aquel pequeño paraíso de árboles frutales y aves multicolor.

No hacía calor, ya no se derretían bajo los treinta grados, ni estaban mojados. El profesor se tocó el cuerpo y el pelo asombrado. Todavía era escéptico ante aquello.

—¡Estoy seco! ¡Estamos secos! —Dijo sorprendido. —¡Ya no hay relámpagos ni lluvia! —Se asomó hacia el límite del porche para apreciar aquel prodigioso jardín. —¡Esto es…! —Se había quedado sin palabras. Con la boca totalmente abierta y maravillado, dio otro paso más hacia las escaleras.

—Profesor… —Heracles lo llamó para que no se alejara.

Harris no atendió a su llamada y avanzó. Justo cuando pisó con su pie el primer escalón, cuando parte de su cuerpo dejó de estar bajo el porche… La tormenta volvió con la misma furia que antes.

—¡¡Profesor, no!! —Gritó Heracles estirando su brazo para tirar de él.

¡Demasiado tarde Heracles! A Harris le atravesó un rayo fulminante desde el pecho hasta los pies. Fue tan rápido que el semidiós no pudo hacer nada. Harris cayó como si le hubieran puesto plomo en las rodillas.

—¡¡¡Profesor!!! —Heracles fue hacia él tan rápido como pudo y antes de que el cuerpo, arrodillado, de Harris se desplomara del todo, lo sujetó por debajo de los brazos y lo arrastró hacia el porche. —¡¡¿Profesor, me oye?!! —Golpeaba su cara inconsciente para despertarlo. —¡¡No puede morir ahora, profesor, por favor!! ¡¡¡Despierte!!! —Le gritó.

Entonces, las puertas del monasterio se abrieron despacio, con su sonido chirriante por la madera envejecida. Tras ellas, una brillante luz se abría camino, iluminándolos a los dos. Heracles, agachado frente al cuerpo sin vida del profesor, miró hacia el interior. La luz se hizo cegadora, se tapó la cara con el brazo para evitarla y en segundos todos se volvió blanco, tan blanco como un destello celestial. Heracles y Harris desaparecieron del porche y las puertas se cerraron de golpe.


Vestida con un mono de trabajo gris, Dedé caminaba en fila india por un pasillo frío, lleno de barrotes laterales, lleno de celdas que guardaban a las peores asesinas del estado. La penitenciaría Coleman, era una de las cárceles de máxima seguridad, allí había pandilleras, asesinas, narcotraficantes, lo mejorcito de cada casa.

Con una sábana y una manta en las manos, Dedé hacía cola para que le asignaran una habitación de cinco estrellas en ese pedazo de hotel. Las vigilantes era bastante brutas, no tenían ningún reparo en dar empujones y en hablar mal a las presas. Viendo aquella actitud, Dedé se dio cuenta de que la estancia no iba a ser nada tranquila.

—¡Dumont! —La vigilante la agarró por el brazo y con un impulso la metió dentro de la siguiente celda. —Esta es la tuya.

Dedé la miró desafiante, cosa que no debió hacer si quería ganarse el corazón de su carcelera. Además, era una mujer enorme, fuerte y con cara de pocos amigos, tenía un carácter agrio, por lo que encontrar su corazón no iba a ser nada fácil. Llevaba un moño repeinado y tenía el pelo amarillo, de ese amarillo pollo que se te queda cuando te tiñes en casa tú misma. Por su mal genio y su pelo se podía saber que no tenía tiempo ni de ir a la peluquería, seguramente por la cantidad de horas extras que echaba en aquel trabajo, lo que derivaba a su agresividad.

—¡¿Tienes algún problema, presa?! —Le dijo la mujer respondiendo al desafio.

—No. —Contestó Dedé seca.

—Bien, por que no querrás buscarte problemas el primer día.

—Ya tengo problemas. —Le dijo ella. La vigilante se echó a reír.

—¿Que ya tienes problemas? Querida, no sabes la que se te viene encima. Aquí vas a ser un caramelito. —Avisó burlona. —Estas son las normas: nada de aparatos electrónicos, nada de armas artesanales y por supuesto, nada de teléfonos móviles. —Dedé hizo un gesto encogiendo sus hombros y elevando las manos, dando a entender de que ella no podría conseguir nada de eso. —¡Te sorprenderá lo fácil que es conseguir,aquí, todas esas cosas! —Le dijo ella.

—¡Carly, despierta, tienes compañía! —La vigilante se acercó a la litera de arriba y dio unos golpes con la mano en la estructura de metal. La chica que ocupaba la cama superior, estaba de espaldas, arrinconada contra la pared. No se movió. —Es algo tímida. —Le explicó a Dedé.

Dedé vió la chapa identificadora que llevaba la vigilante.

—Wilson, ¿cuándo podré hacer una llamada? —Le preguntó.

—¡Oye, niña, para ti soy Sire! Aquí las presas nos llaman así, es una muestro de respeto y miedo. —Se acercó a Dedé con aires de superioridad. —Espero que te acostumbres rápido o acabarás más muerta que la cucarachas de la cocina. —La miró de arriba a abajo con desprecio y se marchó cerrando la “jaula”.

Dedé miró hacia la litera de arriba, pero aquella chica, llamada Carly, no se movió ni un poco. Dejó la sábana y la manta encima de la cama y se sentó. Observó aquel minúsculo cuarto de paredes enladrilladas y blancas, con algunas zonas donde la pintura estaba descascarillada. Solo un retrete, a la vista de todas, solo un escritorio enano y dos taquillas algo oxidadas. Cerró los ojos y respiró hondo, dos lágrimas descendieron por su cara en absoluto silencio.

—La primera noche siempre se llora. Pareces fuerte, te acostumbrarás. —De pronto, la chica de la cama superior, habló y con un impulso, saltó hacia abajo. —Soy Carly. —Le tendió la mano como saludo.

—Yo soy Danielle, pero todos me llaman Dedé. —Ella respondió al saludo.

—Te llamaré Dumont. —Dijo Carly. —¿Cuánto te ha caído?

—Quince años.

—¡Vaya! ¡¿Qué has hecho?! —Preguntó sorprendida. —¡¿Has matado a alguien o qué?! —Dijo riendo.

—Sí, exacto. —Contestó seca. Carly se quedó cortada.

—¡Oh, joder! —Dijo impresionada. —¿A tu novio o algo así?

—No. A mi mejor amiga.

—¡Uf! —Carly estaba algo preocupada por su vida.

—¡Tranquila, soy bastante pacífica! —Dedé no quería que su nueva compañera tuviera miedo de ella.

—Ya, bueno… Tener una mala reputación, aquí, es lo que te permite vivir, así que mientras a mí no me hagas daño, ¡qué más da que crean que eres agresiva! Es lo único que tienes ahora mismo a tu favor. ¡Créeme!

—¿Y tú por qué estás aquí? —Preguntó Dedé.

—Nada importante.

—¿No me lo vas a contar? Yo te lo he contado.

—Robo a mano armada. —Bajó la cabeza con vergüenza.

—¿Y qué robaste? —Preguntó Dedé curiosa.

—Un bolso de Prada. —Dijo ella.

Dedé la miró y no pudo evitar reírse a carcajadas. Carly se animó un poco más y ya no sintió vergüenza. Ambas reían juntas.

—Vamos a llevarnos bien. —Dijo Dedé entre risas.

—Sí, eso creo. —Contestó Carly.



CAPITULO OCHO

Imagen de Dante D’Oria en Pixabay 

PRUEBA OTRA VEZ


Dedé no daba crédito a lo que estaba viendo, se hizo mil preguntas en pocos segundos, ¿era un fantasma? ¿Su muerte había sido una alucinación? ¿Qué hacía, Mike, en River Road? ¿Por qué se había hecho de noche tan pronto? ¿Flipaba otra vez? Estaba confusa y aquel muerto viviente se acercaba cada vez más a ella.

Era cierto que la noche había llegado demasiado rápido, algo bastante extraño, puesto que la tormenta se había disipado y no eran todavía horas nocturnas. Entre las sombras y el aleteo de las ramas, que se movían por la fuerte brisa que había dejado el diluvio, Mike daba pequeños pasos, inaudibles, con serenidad. Parecía que flotaba entre un millar de hojas húmedas, atrapadas por el barro. Toda su postura demostraba su anhelo por conseguir estar cerca de Dedé, sentía deseos hacia ella, deseos de posesión, deseos oscuros. Pero en verdad no era ni por su físico, ni por su perfecta estructura carnal, había algo más que él quería por encima de todo.

Dedé desbloqueó su mente de preguntas sin respuestas y se dio cuenta de que él se acercaba demasiado, debía salir de allí. Elisa continuaba gritando por el teléfono, llamando a su amiga, alertándola para que corriese en otra dirección. Demasiado tarde Elisa. Cuando Mike estuvo a pocos centímetros, Dedé sintió un terrible escalofrío por toda su espalda, su cuello se erizó y apretó los puños involuntariamente. Respiró, dejando el aire a su alrededor casi sin oxígeno.

Mike sonrió, por fin estaba cerca de ella, había conseguido tenerla solo para él, ahora podría hacer lo que tenía previsto. Se miraron profundamente, Dedé con miedo y Mike con regocijo.

—No debes temerme Danielle. —Dijo él tranquilo, acariciando su rostro entumecido. —Vengo a salvarte.

Dedé, paralizada, no se movió ni un ápice. Temía lo que él era capaz de hacer. Tragó saliva lo más silenciosamente posible.

—¡No sabes el tiempo que llevo buscándote! Y al fin te he encontrado. —Mike se deleitaba con ese momento.

—¿Quién eres? —Preguntó Dedé casi en silencio.

—Tú sabes quién soy.

—¿Mike…? —Preguntó dudosa.

—No, prueba otra vez. —Dijo con sonrisa bribona.

En el fondo sabía que no era Mike, sabía que había una presencia muy distinta delante de ella. Había visto, de manera sobrenatural, la muerte de aquel chico en el lago y estaba casi segura de que no era el mismo.

—No, tú no eres Mike. —Contestó. —Tú eres algo muy distinto, no eres de aquí, de este mundo. —Mostró templanza en sus palabras, aunque por dentro estaba aterrada.

—Exacto. Veo que no me equivoqué contigo. —El ser la miraba penetrante. —Ahora, formula la pregunta otra vez.

—¿Qué eres? —Preguntó, tragando saliva de nuevo.

—Tu guía, tu dueño, tu protector…

—¿Mi protector de qué? —Estaba confusa, lo que intuía de aquel ser no era para nada protección, no era nada bueno. Con su mirada cautiva y su presencia tan sombría. Quería marcharse, correr hacia un lugar seguro, pero al mismo tiempo la curiosidad la detenía.

—-Danielle… Tú no perteneces a este mundo. —Se acercó a su oído. —-¡Danielle…! —Le susurró. —¡Tú eres mía! ¡Mi Pitia!

Las luces de emergencia del coche de policía y de la ambulancia, alumbraban con destellos naranjas y azules entre los árboles. Dedé giró su vista con brío hacia ellos, la llegada de la caballería era inesperada. Había olvidado la llamada de socorro que hizo cuando buscaba a Elisa. Volvió su vista hacia el ser susurrante. Ya no estaba, se había evaporizado, desaparecido como en un truco de magia televisivo.

Dedé se quedó en el mismo lugar, en la misma posición, durante unos minutos más. Repasando lo que había sucedido, creía estar volviéndose loca. De nuevo se preguntaba si aquello era real, debía encontrar respuestas que explicaran lo que le estaba pasando. Entonces recordó a Elisa, su testimonio de aquello le aclararía muchas dudas. Miró hacia el suelo, su teléfono móvil estaba tirado a sus pies, con gotas de lluvia en la pantalla y ciertos restos de lodo en los bordes. Se agachó para cogerlo. Elisa tendría que darle muchas explicaciones.

—¡Señorita! ¿Se encuentra bien? —Un policía se acercaba, cegándola con la linterna. Dedé se tapó la cara por la luz cegadora. —¿Necesita ayuda?

—¡Sí, estoy bien! —Contestó.

—Hemos recibido un aviso de desaparición. ¿Nos llamó usted? —El policía ya estaba a su lado.

—Sí, lo siento, mi amiga se había perdido, pero ya la he encontrado.

—¿Y dónde está su amiga? —Preguntó.

—¿Qué?

—Su amiga, ¿dónde está? —Preguntó él desconfiado.

—¡Ah! Pues se ha ido… —Dijo ella poco convincente.

—¿Y se ha quedado usted aquí sola?

—Sí…, yo…, había perdido mi móvil, me he quedado buscándolo. —Dedé le enseñó el teléfono.

—Ya, claro… ¿Es usted estudiante de Jacksonville?

—Sí, ¿por qué?

La voz de otro agente se oyó a través de la radio que el policía llevaba en la solapa del cuello de su camisa uniformada.

—¡Hopkins informa!… ¿Qué has encontrado?… Cambio

—Todo en orden, he encontrado a una estudiante. Parece que se trata de otra broma universitaria. Cambio. —Contestó molesto.

“—¡Putos niñatos! … Otra que pasará una bonita noche en el calabozo! Cambio”

—Vamos para allá… Cambio y fuera. —El policía sacó sus esposas y sujetó el brazo de Dedé.

—¡Oiga que no es una broma! ¿Qué hace? ¡No tiene ningún derecho! —Dedé se revolvió para soltarse.

—No lo haga más difícil, señorita. ¡Si se resiste la encerraré por desacato a la autoridad! —El policía giró a Dedé con fuerza y la puso de espaldas, le colocó las esposas mientras recitaba, como un robot, sus derechos. —Tiene derecho a guardar silencio, todo lo que diga podrá ser utilizado en su contra frente a un tribunal. Tiene derecho a un abogado, si no, se le asignará uno de oficio. Tiene derecho a realizar una llamada a un familiar o persona que usted elija, se le considerará inocente hasta que las pruebas determinen lo contrario… —Continuaba su discurso mientras Dedé se quejaba y declaraba su inocencia.

—¡No sabe lo que está haciendo! ¡Yo no he incumplido ninguna ley! ¡Oiga, no puede hacerme esto, usted no lo entiende, le digo la verdad!—Repetía una y otra vez.

La metieron en el coche, esposada y enfurecida, se dirigía a la comisaría. Pensó en Elisa de nuevo. Ella la sacaría de este lío, explicaría a la policía que no había sido una broma y todo se solucionaría. Solo quería llegar para hacer uso de su derecho de llamada.

Imagen de Yuri_B en Pixabay

Mientras tanto, en la biblioteca… Marion seguía sumergida en la red, buscando información sobre aquel misterioso libro. Llevaba horas inmersa en infinitas páginas de Internet, sin encontrar nada que ella no supiera, todo era irrelevante. Se había hecho de noche sin darse cuenta. La biblioteca estaba cerrada al público, los estudiantes, la mayoría, ya estaban descansando en sus habitaciones, pero Marion necesitaba saberlo todo sobre la existencia de aquel extraño ejemplar. Entonces, pulsó con su ratón encima de un enlace y éste le llevó a una red prohibida. Algo la inquietó. Según una página de aquella red oculta, se habían hallado manuscritos en un antiguo monasterio de Tesalía, al norte de Grecia, en los monasterios de Meteora, eso no era lo raro, lo raro era que databan del año 1.800 d.C. y Marion sabía, por sus estudios, que los últimos datos históricos relacionados con ese tema tenían fecha anterior, bastante anterior, exactamente del año 1.200 a.C. No se habían encontrado ni documentos ni pruebas que confirmaran la existencia de ciertos seres.

—¡Esto es imposible! —Exclamó ella sin dejar de mirar a la pantalla. —¡Esto significaría que existe actividad divina en la Tierra! ¡No puede ser, tengo que llamar a Danielle! —Marion se apresuró a coger su teléfono para llamar a Dedé. El teléfono dio tono, pero nadie contestó.

Saltó el contestador y Marion dejó un mensaje.

Marion continuó leyendo el artículo prohibido, en la pantalla de su ordenador. Al parecer, uno de los escribas del monasterio, aseguraba poseer un pergamino donde se explicaba detalladamente el descenso de un ser mitológico a la Tierra, decía que si había pasado tan solo hacía 220 años, ese ser debía de estar todavía entre nosotros. Anunciaba que venía el fin del mundo, que era el apocalipsis, que la raza humana estaba a punto de extinguirse… Marion pensó que solo eran habladurías de curas, creencias infundadas, aunque las pruebas estaban ahí, ante sus ojos. El escribano había subido fotos del pergamino a la red, y se leían perfectamente las palabras: Θεός,γη, καταστροφή

—¡Es griego! —Se sorprendió Marion. —Entonces, si es griego, las palabras son; Dios, Tierra, Destrucción… ¡Oh dios mío! —Marion se dejo caer contra el respaldo, arrepentida por haber encontrado aquello.

Si aquel escribano había encontrado aquello, entonces… ¿ella tenía delante otra prueba? ¿Un libro que pertenecía a algún tipo de ser mitológico? Si eso fuera cierto, no era nada bueno, no era una buena noticia. La última vez que los dioses bajaron a la Tierra, fue para destruir la raza humana y ya habían pasado infinidad de siglos desde entonces. Si aquella vez se tomaron tantas molestias y perdieron, eso significaba que esta vez estaban más que preparados y que sus intenciones serían exactamente las mismas. Marion llegó a la conclusión muy rápido y una corriente helada traspasó su cuerpo. Se levantó de un impulso y se dirigió hacia una de las estanterías. Cogió varios tomos sobre mitologías, leyendas, datos antiguos, fechas de guerras tocadas por la mano divina. Buscó y buscó entre líneas esperando relacionarlo con algo, esperando que alguna página mencionase a ese misterioso libro, pero no encontró nada. Los datos eran muy básicos, el rayo de Zeus, el tridente de Poseidón… Nada. Marion se estaba desesperando, quería y necesitaba verificar de alguna forma todo lo que aquel escribano, aparentemente loco, decía. Necesitaba relacionar aquel libro con algo real, algo que no fuera una leyenda.

Lo miró, miró sus dorados grabados y sus tapas duras cubiertas de un cuero indestructible. Esas letras, marcadas en el frente, parecía que hubieran sido creadas de manera celestial. Sin duda aquel tomo ocultaba una gran historia y un gran misterio. Su seducción la atrajo, su perfecta hechura y sus rasgos antiguos persuadían las manos de Marion para que lo cogiera. Eso, sumado a su ansia por desvelar y saber, hicieron que ella se lanzara a abrirlo.

Tan solo con tocar la tapa y atreverse a levantarla, el libro comenzó a brillar. Marion lo miró embelesada, con los ojos abiertos de par en par y con sonrisa satisfactoria, segura de que estaba a punto de descubrir algo muy importante que cambiaría la historia. Se acercó más a él y las tapas empezaron a rebotar. No dejaba de moverse y suspenderse por el aire, a unos diez centímetros de la mesa. La luz que desprendía aumentaba por momentos, era realmente esplendorosa, tan brillante como los nuevos faros de un todo-terreno. Cegaron la vista de Marion que se intentó tapar con el brazo. Parecía que el libro fuera a explotar en segundos. Sin embargo, cesó. Dejó de rebotar y de brillar y con un golpe seco cayó de nuevo encima de la mesa. Marion, algo tímida, se acercó, como si estuviera cerca de un volcán durmiente a punto de despertar. Y en verdad, así fue.

La tapa principal del libro se abrió por completo sin que nadie la tocase, dejando ver su contenido, llamándola a ella para que echase un vistazo, solo un pequeño vistazo. Atraída, así lo hizo y sin más Marion desapareció. El libro la absorbió entre sus páginas y la apresó, como las plantas carnívoras que esperan la presencia de un insecto. Marion la enamorada del conocimiento estaba atrapada.

¿A dónde habrá ido Marion?

¿Qué significará que Dedé es su Pitia?

¿Qué mensaje de voz le habrá dejado Marion a Dedé?

DESCÚBRELO EN EL SIGUIENTE CAPÍTULO EL LUNES A LAS 19:00H

Suscríbete y no te pierdas ninguno. ¡Es gratis!

CAPITULO VEINTIDÓS

TIERRA SECA Tras aquella abrupta desaparición, Heracles se despertó aturdido. Estaba en un duelo fresco y blanquecino, hecho de esas baldosas frías en las que casi puedes ver tu reflejo. Incorporó medio cuerpo, ayudándose con sus musculosos brazos y miró a su alrededor, aunque todavía le costaba enfocar su visión, pudo distinguir las gigantescas paredes … Sigue leyendo CAPITULO VEINTIDÓS

CAPITULO VEINTIUNO

LA CHICA DE LA CAMA SUPERIOR Llegaron hasta la puerta del monasterio de Agios Stefanos, el primero al que debían rendir culto. La gran puerta de madera se encontraba bajo un pequeño porche de piedra, sostenido por cuatro robustas columnas que formaban unos bellos arcos. A cada lado de la entrada, dos ventanas arqueadas exponían … Sigue leyendo CAPITULO VEINTIUNO

CAPITULO SEIS

¡CUANDO YO TE LO DIGA!


Elisa salió de la biblioteca como un rayo enfurecido, sin reparar en que había dejado todas sus pertenencias de estudio encima de la mesa, a veces su carácter era así, tan impredecible y brusco como un tsunami arrasador. Dedé ya estaba acostumbrada a sus reacciones ardientes, era una característica latina que le encantaba de su amiga.

Provenía de una familia cubana que se había labrado un futuro muy estable en los Estados Unidos. A golpe de trabajo forzoso, sus antepasados habían logrado sobrevivir en la jungla de asfalto gracias al pluriempleo y a la fuerza de voluntad emprendedora. Tras varios rechazos y fracasos, su familia consiguió fundar una sólida empresa de productos alimenticios. Lo que en principio fue un pequeño negocio con ruedas de ropa vieja y sándwiches cubanos, en el distrito de Queens, se convirtió en una gran franquicia llamada “Black-Frijol” que se extendió por toda América. Entre sus productos destacaban el congrí y el ajiaco, platos antiguos y típicos de Cuba, que habían arrasado entre los norteamericanos.

Elisa vivía a cuerpo de reina, aunque no compartía con sus amistades la procedencia de su patrimonio familiar, odiaba tener que explicar a cada persona, de su círculo social, la historia de su familia, y aunque disfrutaba de una gran riqueza, vivía bajo una gran presión. Sus padres, prácticamente, le habían obligado a estudiar en aquella universidad, necesitaban a alguien en la familia con visión y título para sus nuevas empresas e infraestructuras, por lo que Elisa debía sacarse varias titulaciones y asignaturas, entre ellas diseño industrial e historia de la arquitectura. Eran una familia muy unida, artística e inteligente, todos habían puesto su granito de arena para seguir con la tradición familiar empresarial.

Tenía cinco hermanos, todos chicos, ella era la tercera. Sus dotes de niñera estaban muy desarrollados, cuando sus padres tenían que trabajar, Elisa debía cuidar de sus dos pequeños y rebeldes hermanos. Conocía muy bien el esfuerzo, la lucha, las tareas y las obligaciones, su madre se había encargado de ello para que su futuro fuera brillante, independiente, una mujer autosuficiente y “libre”, libre entre comillas, porque su futuro estaba impuesto. Ella detestaba tener que seguir los pasos de sus predecesores, pero que una hija fuera en contra de todo en lo que creen en su familia, no estaba bien visto. Enfrentarse a sus padres supondría verse sola y sin blanca y a Elisa le encantaban demasiado las nuevas colecciones. Los zapatos de Louis Vuitton y los pendientes de Cartier no se pagaban solos. Sin rechistar y con el resentimiento interno puesto como gargantilla, Elisa sacaba adelante un futuro planeado al milímetro. Su ambición, en realidad, era la abogacía, defender a los inocentes y encerrar a los malos había sido su sueño desde muy pequeña. Series como “The Good Wife“, “Law & Order” e incluso tan antiguas como “Ally McBeal“, le habían llenado la cabeza de trajes chaqueta, discursos memorables ante jurados y justicia para el pueblo. Cuando quiso darse cuenta, aquello se había convertido en una efímera ilusión.

Así que se fue a su habitación. Cruzó el campus llena de mala leche y frustración. Su cabello negro, tan bruno como la noche, ondeaba en el aire al son de sus enérgicas y cabreadas pisadas. El día tan soleado había desaparecido, varias nubes cargadas de rayos y lluvia asolaban la zona, se avecinaba una tormenta húmeda de esas que te avisan que el verano está a la vuelta de la esquina. Elisa se apuró y entró en su residencia, se colocó su cabello y su carísimo conjunto de ropa. Fue hacia el dormitorio que ella y Dedé compartían, enfadada y murmullando entre dientes. No había cosa en el mundo que le enfadara más que las injusticias, la gente egoísta y los vagos. Su amiga las tenía prácticamente todas.

Dedé y ella se conocieron durante la fiesta de los Delta Sigma. Ambas eran de primer año y estaban algo perdidas, pero los chicos del campus enseguida se fijaron en la belleza de Dedé y en la cartera adinerada de Elisa, por lo que rápidamente fueron admitidas en círculos sociales más distinguidos. Tras unos chupitos y unos bailes alocados, Dedé ya se había desmelenado por completo y Elisa la observaba desde uno de los sofás. Cuando uno de los chicos de tercer año quiso aprovecharse de la situación, Elisa no dudó por un segundo el abalanzarse sobre él y soltarle una buena bofetada y una reprimenda a lo madre protectora.

Esa noche, Dedé durmió en el cuarto de Elisa, las dos congeniaron muy bien y desde entonces fueron inseparables. En verdad, Dedé nunca había hecho nada heroico por ella, ni le había demostrado su amistad con ninguna prueba de cariño, pero con ella se sentía segura de sí misma, comprendida y sobre todo, capaz de conseguir cualquier cosa. Las manipulaciones de su amiga le venían que ni pintadas en diversas ocasiones. Una amistad por conveniencia la mayor parte del tiempo. Su enfado provenía de ahí, no aceptaba el gran ego, ni la falta de tacto de su amiga, cuando Dedé lo sacaba a Elisa se le hacía un nudo bien apretado en el estómago. A su forma de ver, vivía sin tener que dar explicaciones a nadie, sin responsabilidades y sin miedos hacia nada. Podía hacer lo que se le viniera en gana y ninguna autoridad la regañaría o la desterraría. Elisa, por el contrario, tenía una vida llena de restricciones y normas. Debía sacar las mejores notas posibles, pero las idas y venidas de su amiga en fiestas, conciertos, reuniones y festivales. la retrasaban en su empeño por lograr una buena carrera. No solo culpaba a Dedé, la culpa también era suya, debería aprender a decir no a todas esas actividades distractivas.

En cuanto llegó al cuarto, se desvistió, colocó su ropa debidamente en el armario y se puso su ropa deportiva más cómoda. Encendió la lámpara de su escritorio y se sentó para ponerse a estudiar. Se dio cuenta de que había dejado todas sus cosas en la biblioteca y apretó los labios en señal de queja. No iba a volver a vestirse para ir a buscarlas y para nada iba a arriesgarse a un nuevo y muy posible encuentro con Dedé. Sabía que al final tendría que verla, compartían habitación, pero para cuando su amiga llegara ella ya esperaba estar dormida. Por la mañana, con un nuevo rayo de sol, un nuevo café en mano y una mente descansada y despejada, la discusión se convertiría en una charla más amistosa y agradable, la cual, seguramente, acabaría entre risas.

Sacó un tomo de su estantería, decidió estudiar para otra asignatura pendiente. En ese momento, sus labios pequeños y carnosos, resoplaron de amargura y agobio.

—¡Llevo mucho retraso!

Se puso sus auriculares, enchufados a una carpeta de música de su teléfono móvil, abrió el libro y con un marcador verde y toda su atención puesta en sus párrafos, empezó a estudiar. Estaba concentrada, meneaba la cabeza hacia delante y hacia atrás de forma casi invisible. Sentía la música, la liberaba del estrés y del mal humor.

Un aire frío y suave le rozó su piel tostada en la nuca cuando, con sus pequeños dedos y con un movimiento delicado, recogió su negra y ondulada melena hacia un lateral. Sintió un escalofrío, como si alguien respirara justo detrás de ella. Se giró en la silla con susto, recorrió toda la habitación con la mirada, pero allí no había nadie. Desconfiada, volvió a posicionarse frente a su lectura. A penas unos tres segundos después, su pelo se zarandeó hacia delante por culpa de una pequeña y fría brisa. Elisa se asustó, se quitó los cascos, dejando que la música siguiera sonando a través de ellos y miró de nuevo a su alrededor. Nada, allí no había nada, la ventana, frente a ella, estaba cerrada, era muy improbable que en aquella estancia corriera ni un ápice de viento. Estaba intranquila. Separó la silla del escritorio con un impulso hacia atrás y se levantó. Miró en el reflejo de los cristales de la ventana y lo vio. Alguien la estaba acariciando suavemente, agarrándola por los hombros y susurrándole su nombre dulcemente en los lóbulos de sus pequeñas orejas redondeadas.

— Elisa… Elisa… —Repetía la voz.

Elisa se giró. Cara a cara, se encontró con Luke.

—¡Casi me matas del susto! —Dijo ella agitada, aunque contenta por verle.

—Perdona, no pretendía inquietarte. —Contestó mientras continuaba acariciando su cuerpo y la observaba como un valioso trofeo.

—¿Qué haces aquí? Si Dedé entra te verá.

—Ella no puede verme, solo tú puedes verme.

—¡¿No puede verte?! —Preguntó extrañada.

—Nadie puede, no si yo no quiero. —Besó su cuello con delicadeza.

—¡Eres increíble! ¿Por qué a mí?

—¿Por qué a ti? —Luke miró a Elisa, no entendía la pregunta.

—¿Por qué me has escogido a mí?

—Ya te lo dije, tú eres especial.

—Ya, lo sé, siempre me dices lo mismo, pero no entiendo por qué.

—Tranquila, lo entenderás a su debido tiempo. —Su voz era calmada, seductora. —¿Hiciste lo que te pedí? ¿Cuándo puedo ver a Danielle a solas?

—No he podido. Estoy cabreada con ella, en verdad es conmigo, creo… no sé, pero ahora mismo no estamos en el mejor momento.

Luke la apartó de entre sus brazos, la miró con enfado.

—¡Tienes que hacer lo que te he pedido! —Dijo lenta y pausadamente con tono superior.

—Sí, lo haré, ¿vale? Es solo que, ahora mismo, no es un buen momento. —A Elisa no le gustó su postura, le pareció un poco agresiva. —Será mejor que te vayas, tengo mucho que estudiar.

Ambos se miraron, había cierta tensión extraña entre ellos. Luke no estaba conforme con la contestación de Elisa. Ella, sin mirarlo, se sentó de nuevo en su escritorio con la intención de seguir estudiando, se puso sus auriculares, esperando que Luke pillara la indirecta y se marchara. Aunque no fue así.

A Luke no le sentó nada bien ese desplante y esa forma tan mal educada de echarlo, se sintió ofendido y su dulce cara se convirtió en ira. Agarró con fuerza el pelo de Elisa y tiró de su cabellera hacia atrás, haciendo que su pequeño cuello se doblase casi por completo sobre el canto del respaldo de la silla. A Elisa, la falta de oxigeno, no le permitió ni siquiera gritar de dolor, sus cuerdas vocales estaban bloqueadas en esa postura. Intentaba moverse, dando bandazos con las manos, para poder soltarse, pero una fuerza sobrehumana se lo impedía. Y así, sujetada solo por una mano de su amado Luke, sentada en la silla con la cabeza hacia atrás y su nuca haciendo presión en el respaldo, se sintió sola, aterrada y dominada por completo. Luke se acercó a su oído de nuevo, aunque esta vez no fue con intención de camelar..

—¡Vas a hacer lo que yo te diga, cuando yo te lo diga! Ahora te disculparás con Danielle, le dirás que sientes haberla hablado de manera tan descortés y la llevarás a un lugar donde yo pueda verla. ¿Lo has entendido?

Elisa no podía a penas mover su cabeza, no podía soltar ni un simple sí. Luke la soltó y ella cobijó su cuello entre las palmas de sus manos cubriendo el dolor. Tosió varias veces y miró a su apuesto y feroz amante. Él seguía de pie, inmune a su dolor, tenía un semblante serio, indestructible, todo rasgo de bondad en él era inexistente.

—¡Levántate! —Ordenó Luke. Elisa lo hizo sin rechistar, posicionándose ante él. —¿Vas a hacer lo que te pida? —Ella solo pudo asentir con la cabeza atemorizada.

Luke se acercó un poco más, de nuevo en su rostro volvió a surgir el cariño. Con su recia mano acarició las mejilla de Elisa, la que con miedo, retrocedió unos milímetros hacia atrás.

—No tienes que temerme, si haces lo que yo te pida, todo irá bien. —Dijo con voz sedosa.

De pronto sus ojos, los que antes eran tan azules como el cielo más despejado de un día caluroso de verano, se tornaron de color morado. Brillantes como dos fuegos encendidos, dos cárdenas llamas que penetraron en la mente de Elisa. Ella, inmóvil, había infravalorado el poder de aquel ser, sucumbiendo solo a sus encantos, sin preguntas, sin respuestas, nada más que los besos nocturnos y las promesas de un futuro que le había prometido. Elisa se sentía intimidada, pequeña frente a él. En aquel momento pensó en que quería salir de allí, pensó en Dedé, en pedirle ayuda, pensó en volver a casa y que los cinco hombres de su hogar la protegieran, pensó en desaparecer para siempre y no mirar atrás, pero no podía… Aquellos ojos, aquel individuo, criatura, persona, lo que fuese, la tenía embelesada, con miedo y con amor.

—Recuerda… —Luke acercó sus labios a los de Elisa y susurró en ellos. —…Yo soy tu dios y tú eres mi diosa.

¡HASTA AQUÍ EL CAPÍTULO SEIS!

¿QUIÉN ES EXACTAMENTE LUKE?

¿QUÉ QUIERE DE DEDÉ CON TANTAS ANSIAS?

DESCÚBRELO EN EL CAPITULO 7 EL MIÉRCOLES A LAS 19:00

REGISTRATE AQUI PARA NO PERDERTE NINGUNO

CAPITULO VEINTE

CULPABLE La tormenta lanzaba rayos mortales con más fuerza, mientras Heracles intentaba llegar hasta Harris, que continuaba colgado de aquella podrida raíz. Cada vez le era más difícil sujetarse. Heracles sabía que con solo llegar hasta la punta de sus dedos, podría utilizar su don de la fuerza para, con un raudo impulso, elevarlo en … Sigue leyendo CAPITULO VEINTE

CAPITULO DIECINUEVE

CAPITULO DIECINUEVE
Harris y Heracles comienzan su camino hacia los monasterios de Meteora. Durante su travesía Harris aprenderá mucho sobre los dioses, pero sufrirán un ataque inesperado y su vida penderá de un hilo.

CAPITULO DIECIOCHO

CAPITULO DIECIOCHO
Dedé tendrá que tomar una decisión que le acercará un poco más a George, pero también les alejará para siempre.