CAPITULO DIECISIETE

Y EN… TRES,DOS…


Era una sala solitaria, tenue, con las paredes de un hormigón gris poco cuidado. La mesa en la que Dedé posaba sus manos esposadas, era fría, de acero, las esposas las habían encadenado a una especie de gancho grueso inquebrantable. Estaba sentada en una silla incómoda, con el respaldo demasiado recto. Esperaba sin quitarle ojo a la puerta, atenta por si alguien entraba para aclararle todo aquello. Su actuación desequilibrada en la biblioteca no le daría nada de credibilidad frente a la muerte de Elisa. ¡La muerte de Elisa! Dedé aún no podía creérselo, eso era imposible. Estaba segura de que era un error, quizás otra broma muy pesada o quizás este era otro sueño al que enfrentarse, pero era tan atrayente que no lograba salir.

Llevaba ahí metida, horas, sin comprender nada, aislada de todo el mundo, siendo vigilada a través de un espejo enorme que había en la pared. Dedé levantó la cabeza y miró hacía el reflejo. Lo había observado unas mil veces durante el tiempo que llevaba allí atrapada. Estaba cansada, muy cansada, apenas le quedaban fuerzas para apoyar su espalda contra esa incómoda silla.

—¡Sé que me estáis viendo! —Protestó mirando hacia el espejo. —¡Yo no he hecho nada malo! —Decía con voz afónica. Su falta de aliento demostraba lo mucho que se había resistido a ser encarcelada.

Tras el espejo, George y su compañero la observaban atentos. El teniente de la comisaría entró en aquella sala de vigilancia.

—Teniente. —Saludaron ambos con respeto.

—¿Ya ha sido interrogada?

—No señor, esperábamos sus órdenes. —Contestó el compañero de George.

—Bien. —El teniente miró a Dedé. —Está cansada, si la apretamos un poco hablará.

—Teniente, con todos mis respetos, creo que nos estamos equivocando de sospechosa. —Dijo George adelantándose con mirada suplicante.

—Agente Sanna, ya hemos hablado de esto. Tenemos muchas pruebas contra ella, además de testigos que afirman haberla visto llegar a la hora en la que la víctima fue asesinada. La describen como una persona inestable y cito: “Danielle recorrió todo el campus hasta el dormitorio como una zombie, con la cara desencajada y llena de moratones”. —Dijo leyendo un informe. —Tenemos sus huellas por toda la habitación.

—¡Pero es que ella vive ahí! Es normal que la habitación tenga sus huellas. —Contestó George en un intento desesperado por defender a Dedé.

—¡Tenemos a una chica brutalmente asesinada y a otra desaparecida! Ambas tuvieron relación con la sujeto en las últimas horas y testigos que afirman que la desaparecida fue vista por última vez con la sospechosa. ¿De verdad cree que no es la asesina? Si tiene a la otra joven retenida en algún lugar, debemos averiguarlo. ¡Agente, si permite que su relación con el sujeto influya en el caso, no tendré más remedio que apartarlo! —Le regañó el teniente.

—Sigo pensando que no es ella. ¡No entraré ahí para ajusticiar a una persona que probablemente sea inocente! —Dijo tajante. —Déjeme al menos hablar con ella, ella me conoce, a mi no me mentirá.

El teniente respiró hondo, pensándose la propuesta de George.

—Está bien, podrá interrogarla. —George asintió con la cabeza a modo de agradecimiento. —Están cotejando las huellas del arma, si sale su nombre, no tendrá defensa posible. —El teniente estaba seguro de haber encontrado a la asesina. —Lo siento agente Sanna.

—No lo sienta todavía. —Dijo George abriendo la puerta para salir.

Entró en la sala de interrogación en la que estaba esposada Dedé. La vio muy decaída, con la cabeza entre los brazos, estaba realmente agotada. Dedé levantó la vista rápido al oír cerrarse la puerta.

—¡Oh, George, menos mal! —Exclamó con los ojos vidriosos y se revolvió en la silla con algo de esperanza. —Tienes que sacarme de aquí, todo esto es un error.

George se sentó, con solemnidad, en la silla frente a ella. Llevaba una carpeta en la mano, que dejó sobre la mesa. La miró con detenimiento y suspiró. No iba a ser tan fácil como él creía. Dedé vio en su mirada preocupación, lo que le dio a entender que estaba hasta el cuello, que la situación era grave.

—¡¿Qué ocurre?! —Preguntó ella.

—Tengo que interrogarte… —Hizo una pausa para ver la reacción de Dedé. Ella abrió sus ojos azules con incomprensión. —Puedes llamar a un abogado antes si quieres, estás en tu derecho, pero espero que no lo hagas, eso te hará parecer más culpable y bueno… no es que las pruebas estén a tu favor. Sabes que yo te aprecio, no estoy aquí para juzgarte, prometo escuchar toda tu versión y verlo desde un punto de vista neutral, sin hacer caso a las pruebas que encuentren. —Dijo él tranquilo y paciente.

Dedé se derrumbó, se vino abajo con tan solo escuchar la palabra culpable; y más derrumbada después de escuchar “yo te aprecio”, en aquellos momentos para ella era muy importante esa frase, no se había dado cuenta de cuánto la necesitaba hasta que George la pronunció. Ambos se miraron, ella llorosa y él compasivo.

—¿Qué quieres hacer? ¿Quieres llamar a un abogado? ¿A tu familia? —Le preguntó.

—¡No, a mi familia no! —Se sobresaltó.

—Bien. ¿Y un abogado?

—Confío en tí. —Dijo ella con seguridad y lágrimas mojando sus mejillas. George asintió.

—Entonces empezamos. —Posó la palma de su mano totalmente abierta sobre la carpeta de la mesa. —Esto va a ser duro, va a dolerte, pero tendrás que ser fuerte y contestar a todo lo que yo te pregunte.

—¡Estoy lista! —Dedé solo quería salir de allí lo antes posible y demostrar su inocencia.

—Vale. —George carraspeó y continuó. —¿Tu nombre completo es Danielle Dumont Zabat?

—Sí. —A Dedé le temblaban las manos. George se dio cuenta y le dolía verla así, pero tenía que seguir.

—¿Eres de Nantes, Francia?

—Sí.

—¿Estudias en la universidad de Jacksonville?

—Sí. —Dedé apretó el entrecejo, no entendía esas preguntas, él ya lo sabía.

—¿Cómo llegaste a Florida?

—Llegué hace tres años, por medio de una beca, para estudiar bellas artes y artes gráficas. —George asintió con la cabeza.

—Bien, vamos al día de ayer. ¿Dónde estuviste?

—Ayer me desperté en el calabozo, ¿no lo recuerdas? —Dijo algo molesta.

—Danielle, responde a la pregunta. —Dijo serio. Dedé resopló.

—Me desperté en la cárcel, me encerraron por una “gamberrada”. Tú te ofreciste a llevarme en coche y me dejaste a medio camino de la universidad. —Respondió dolida. —Caminé durante un rato, descalza, con dolores por todo el cuerpo por la brutal paliza que me dieron mis amables compañeras de celda, paliza que ningún policía de la comisaría evitó. —Continuaba resentida. —Llegué hasta mi habitación del campus y me acosté en mi cama.

—¿Y tu compañera, Elisa?

—No lo sé. Ella no estaba allí cuando yo llegué.

—¿Estás segura de eso? —Insistió él.

—Sí, muy segura. —Contestó abriendo sus ojos de par en par.

—Algunos estudiantes afirman haber visto a Elisa entrar en su habitación, poco antes de que tú llegaras. Afirman que ella se retiró a su cuarto porque dijo textualmente: “Mañana tengo un examen, estudiaré toda el día hasta la noche”.

—¡Pues allí no había nadie, te lo aseguro! —Dedé se estaba enfadando, su contestación hizo que George pensara en que había otra intención en su respuesta.

—¿Os llevabais bien? — Preguntó curioso. Dedé se encogió de hombros. —Tienes que contestar Danielle.

—Últimamente no.

—Explícate.

—Llegué a mi habitación con la intención de decirle lo mala amiga que había sido, no te voy a engañar, estaba muy cabreada. Había pasado la noche en la cárcel por su culpa y de regalo… —Señaló sus moratones de la cara.

—¿Qué quieres decir con que había sido su culpa?

—El día anterior me llamó, a eso de las siete de la tarde, pidiendo ayuda. Estaba fuera de sí, asustada, decía que alguien la estaba persiguiendo en el bosque de River Road.

—¿Qué hacía ella allí?

—Le gusta pasear hasta el River House, es un pub de comida para llevar, está a pocos metros del bosque.

—¿Y qué hiciste? —Preguntó intrigado.

—Pues fui.

—¿No llamaste a la policía?

—¡No! ¿Para qué? Pensé que sería algún imbécil del campus queriendo asustarla.

—Pero después, sí llamaste.

—Sí, después sí. No la encontraba, estaba todo a oscuras y ella no contestaba al teléfono. Me asusté.

—¿Qué pasó entonces?

—Mientras esperaba a la policía, la volví a llamar y me contestó. Me dijo unas cosas muy raras. Me dijo que lo sentía y que todo era culpa suya.

—Entonces, te habían gastado una broma y te enfadaste.

—¡No, no fue así! —A Dedé no le gustó el tono de George. —Después… —Iba a contarle lo que había visto, el extraño ser con la apariencia de Mike que se había acercado hasta ella, pero se detuvo.

—¿Después qué, Danielle? —Ella no contestó. —Si te pasó algo en aquel bosque, tienes que contármelo. —Insistía.

—Nada, no pasó nada… Después llegó la policía y me encerraron. Eso fue todo. —Su mirada no podía ocultar que había algo más.

—¿Qué me estás ocultando. Danielle? Sé que hay algo que no me cuentas.

—No me creerías. —Dijo ella agachando la cabeza.

—¡Inténtalo! —La animó. Dedé miró hacia el suelo, esquivando su insistencia. —Está bien. —Se resignó. —Cuando fuiste a tu habitación, dices que Elisa no estaba allí, pero eso no es posible, varias personas la vieron entrar. ¿Cómo explicas eso?

—¡Y yo qué sé! —Se sobresaltó. —Iría a buscar algo de comer o saldría para hacer algo, ¡yo no soy su gps!

—¡Tienes que decirme algo que me ayude a sacarte de aquí! Danielle, yo creo que eres inocente, de verdad, pero me temo que hay mucha gente señalándote.

Dedé se acercó lo más que pudo a George, abriendo sus ojos de un forma casi diabólica y alocada, le miró fijamente.

—Todo esto no tiene importancia, George. —Dijo en voz baja. —Dentro de nada me despertaré y esto habrá sido un maldito y estúpido sueño de nuevo. —George no daba crédito a las palabras que salían por la boca de su querida Danielle. —Tú no lo entiendes porque tú eres parte del sueño, para ti esto es real, pero en cualquier momento me despertaré y seguiré con mi vida.

—No, Danielle, esto no es ningún sueño, esto es la vida real. Estás aquí, conmigo.

—¡No, hazme caso, Elisa no está muerta y yo no estoy aquí contigo! —Continuaba mirándolo de una manera perturbadora que inquietaba a George. Entre lo que había visto en el coche, cuando la llevó de camino a la universidad y sus incoherentes palabras, George no podía negar lo evidente. —Hazme caso, seguramente Elisa esté con algún “guaperas” en su dormitorio, haciendo lo que yo hace días no pruebo. ¡Que por cierto! Te llamaré en cuanto salga de esta maldita pesadilla. —Dedé le guiñó el ojo con picardía.

En otras circunstancias, a George le hubiera encantado esa sexual atención por parte de ella, pero en ese momento le enfadaba verla en ese estado, se sentía impotente porque, de verdad, quería salvarla de una vida de cárcel, pero con ese comportamiento y esa inestabilidad mental, no iba a ser posible. Con un arrebato de ira, él abrió la carpeta que custodiaba, tan bien, bajo la palma de su mano. La abrió con ímpetu.

—¡A ti te parece esto un sueño! —Las fotos del cuerpo muerto de Elisa se esparramaron por toda la mesa. Dedé las vio y el terror se apoderó de su rostro. George cogió una y se la colocó frente a su cara. Dedé se echó hacia atrás. —¡¿Esto te parece divertido?! ¡Mírala, es tu amiga! —Sacudía la foto hacia ella. —¡Abierta en canal con los órganos extirpados! —Gritaba. Puso la foto en la mesa y, con nerviosismo, empezó a colocar las otras. —¡Todos sus órganos colocados, minuciosamente, encima de su cama, todos por orden! —Dedé no podía creerse lo que estaba viendo, aquello era una brutalidad, una terrorífica imagen que jamás podría borrar de su mente.—¡¡Dime ahora que Elisa está viva, dime!! —Gritó George.

Dedé se echó las manos a la cabeza, le temblaba todo el cuerpo y las lágrimas se convirtieron en mar. Intentaba no mirar aquellas imágenes, pero su mano, casi sin quererlo, tocó una de ellas, una en la que se veía la cara de Elisa sin vida, su cuerpo perfectamente colocado, boca arriba en el suelo, con aquel cabello tan impoluto y su piel, que antes era tostada, había perdido su color. La sangre tintaba de rojo toda la habitación, se esparcía por la alfombra, por el viejo parqué, por las salpicadas cortinas. No lo pudo evitar y el estómago se le revolvió, echando la poca comida que tenía en su estómago al suelo.

George al verla en ese estado, se detuvo y se compadeció de nuevo de ella.

—Pediré que vengan a limpiarte. —Se levantó de la silla, después de recoger todas fotos de la mesa y volverlas a guardar en la carpeta. —Seguiremos más tarde. —Dijo desde la puerta. Dedé no pudo levantar la cabeza. Se quedó mirando los restos del suelo vomitado, con vergüenza.

George salió de la sala de interrogatorios con sus esperanzas destruidas, el teniente lo esperaba en el pasillo, con semblante serio, como pidiendo noticias.

—Teniente… —Saludó con respeto y sin ganas.

—Agente, cuénteme.

—¿Ha visto el interrogatorio? —Preguntó. El teniente cerró los ojos y afirmó con la cabeza. —Pues entonces ya lo sabe. Seguiré más tarde, tenemos que encontrar a Marion Green. —George, estaba destrozado, después de la sesión con Dedé no podía hacer otra cosa que darle la razón a su superior; y con enfado se dirigió a su mesa de trabajo.

—¡El alegar locura transitoria no la eximirá de sus actos! —Le gritó el teniente, mientras él se iba dándole la espalda. —¡Tendrá que pagar por lo que ha hecho!

Dedé, de nuevo sola en la sala de interrogatorios, miró hipnotizada aquella mesa, en la que antes habían estado desfilando las imágenes con el cuerpo de su amiga mutilado. Se quedó paralizada. No dejaba de darle vueltas a que aquello no era real, a que aquello no había pasado de verdad, en su mente se convencía una y otra vez. De pronto sintió un cosquilleo en la nuca y alguien le habló.

—¡Hola Danielle! —Susurró una voz masculina.

Dedé alzó la vista y allí estaba, frente a ella, no podía creérselo… ¡Era él! ¡Era el ser del bosque otra vez!

—¡Volvemos a vernos! —Dijo mientras soltaba una media sonrisa satisfactoria.

—¡Tú, eres tú! —A Dedé no le hizo gracia verlo de nuevo. —¡Tú has tramado todo esto! ¡Todo es culpa tuya!

—¿A qué te refieres? —Preguntó él haciéndose el interesante.

Dedé lo miraba con rabia, quería romper esas esposas, trepar por encima de la mesa y pisotear su cara, hasta hacerlo desaparecer.

—¡Sabes muy bien a qué me refiero! ¿Qué le has hecho a Elisa? ¡Tú la has matado! —A Dedé se le iban a salir las venas del cuello.

—Ah, eso… Sí, fui yo. —Contestó con sosiego. —Pero no he venido para hablar de ella.

—¡Ella era mi amiga, maldito monstruo psicópata! ¿Cómo has podido hacerle eso?

—Tengo que reconocer que Elisa fue muy útil y una parte clave en mi misión, pero ya no me servía, dejó de creer y se descarrió. Me vi envuelto en una encrucijada, ella fue la solución más rápida. —Él se explicaba mientras Dedé no entendía ni una sola palabra de lo que decía.

—¡¿Pero que cojones me estás contando, puto loco?!

—Elisa fue una herramienta para llegar a tí, al igual que lo fue Mike y Roxanne, incluso tu querido “lelo”.

—¿Qué quieres decir?

—¿De verdad creíste que la muerte de Mike fue pura casualidad? —El ser desapareció y volvió a aparecer con sus labios pegados al oído de Dedé. —Murió por tu culpa.

—¡Eso no es cierto! —Dedé se giró con brusquedad sin percatarse de que lo tendría justo delante de su cara.

Ahí fue cuando sus ojos se cruzaron con los de él. Realmente, no era Mike… Aquellos ojos… aquellos ojos no eran de este mundo. Eran morados, muy morados, como dos luceros de amatistas. Sus pupilas negras como la noche, apenas tenían brillo, transmitían una sensación extraña, de ultratumba, sombrías. El ser no se apartó de ella hasta que Dedé retiró la mirada. Con un solo movimiento y ya la tenía dominada. Él fue hacia el espejo y lo acarició con un cariño espeluznante.

—El otro día no pude presentarme, es normal que estés confusa, pero tranquila, todo te será revelado a su debido tiempo. —Caminaba tan elegante que casi flotaba. —¡Mi nombre es Apolo! —Se inclinó haciendo una solemne reverencia. —Hijo de Zeus y Leto, aunque eso sea irrelevante… —Hizo una mueca de desprecio hacia los nombres de sus padres. —Soy conocido como el Dios Oracular o Dios de Delfos, pero tú puedes llamarme Dios a secas.

—¡Me la suda quién creas que seas! ¡Eres un puto psicópata y acabaré contigo por lo que le hiciste a Elisa! —Dedé no atendía a razones, solo quería liberarse de esa mesa y saltar encima de él.

—Elisa… Elisa… Elisa… —Él seguía caminando tranquilo mientras pensaba en Elisa. —Tú todavía no lo comprendes, pero algún día te darás cuenta de que murió por una causa.

—¿Y tenías que sacar sus órganos y destriparla de esa manera? —Preguntó encolerizada.

—¡Oh, sí! Eso fue lo más importante del ritual… Tengo que alimentar a mis pequeñas. —Dedé lo miró sin comprender. —¡Cómo te he dicho, es difícil de entender! Sobre todo tú que tienes la mente hecha un colador. ¡Que si es un sueño, que si ahora no lo es…! ¡¡Madre mía, estás fatal chica!!

—¡¡Estás loco!! ¡¡Vete de aquí!! —Gritó ella.

—No te esfuerces, querida. —Se acercó a ella y le acarició el pelo. —No puedes hacer nada contra mí. Soy imparable y tú me perteneces. —Se dirigió a la silla y se sentó con los mismos modales de un rey. —Te voy a decir lo que va a pasar ahora.

Dedé, enfurecida, negaba con la cabeza.

—Ahora te culparán de asesinato y desaparición.

—¡¿Desaparición?! —Dijo sorprendida.

—¡Shhh…! —Hizo un gesto de silencio con su dedo. —Como iba diciendo, te culparán de todo eso y además verán que te falta un tornillo. —Siguió gesticulando haciendo círculos con el dedo en su sien. —Te encerrarán en un hospital psiquiátrico y entonces ahí serás toda mía. ¿Sabes porqué? Porque allí nadie escuchará tus gritos, ni tus locuras, ni que hablas con un muerto. —Se rio. —Al final acabarás por rendirte y sucumbirás a mi poder.

—Digamos que te sigo el juego y te creo, ¿Qué demonios quieres de mí?

—Eso es “Top Secret” querida, lo sabrás cuando estés preparada.

—Yo nunca seré nada tuyo, ¿me oyes? —Protestó y con un intento de hacerle algún tipo de daño, le escupió. —¡Me das asco!

—¿No me crees? Mira te lo demostraré. —Él alargó su brazo izquierdo y señalando la puerta, dijo. —Dentro de treinta y cinco segundos entrará tu querido George por la puerta, con un sándwich y un café calentito. —Encogió sus hombros y se frotó los brazos como cuando uno tiene frío y se rió.

—Estás mal de la cabeza. —Dedé no creía nada de lo que decía aquel enfermo mental.

—Treinta segundos… Te dirá que siente haberte presionado, que si podéis empezar de cero y bla, bla, bla… Veintitrés segundos… —Él seguía hablando y continuaba con la cuenta atrás. —¡Me encanta ese tal George! Deberías salir con él el tiempo que te queda en la Tierra de los humanos, al menos te llevarías un buen recuerdo. Catorce segundos…

Dedé lo miraba y miraba la puerta, estaba segura de que aquel ser mentía, pero ¿Y si no? Tenía miedo de que George entrara y viera a Mike y éste le hiciera lo mismo que a Elisa. No podía permitir que George se pusiera en peligro.

—¡¡Ni se te ocurra mirarlo si quiera, asesino!! —Exclamó ella.

—¡Uy, ya veo que hay sentimientos! Tranquila, si no se interpone en mi camino, no le haré nada. Seis, cinco… —Dedé se colocaba en su asiento, estaba nerviosa, no dejaba de mirar a ambos lados, a la puerta y a su nuevo psicópata personal. —Y en… tres, dos… —Él hizo un chasqueo con los dedos y la puerta se abrió.


¿QUERÉIS SABER MÁS SOBRE LAS AVENTURAS DE DEDÉ?

¡NO OS PERDÁIS EL CAPÍTULO 18 EL PRÓXIMO VIERNES!


CAPÍTULO TRES

¡¡¡SÁCAME DE AQUÍ!!!


Dedé salió de su habitación a toda prisa, sujetando su bandolera con fuerza, como si algo fuera a salir de ella. Atravesó los pasillos de la residencia, golpeándose con los demás estudiantes casi sin percatarse. Se dirigía hacia su siguiente clase. Miraba la hora en su móvil cada 5 segundos, la clase ya había comenzado sin ella. Normalmente no le importaba demasiado llegar tarde o ni si quiera aparecer, pero esa mañana necesitaba, desesperadamente, una distracción, olvidar lo que había ocurrido, lo que creía haber visto. Mientras se apresuraba, su cabeza no dejaba de buscarle un sentido razonable a todo aquello. 

«¡Puede que todavía estuviera soñando! ¿Quizás los efectos del desmadre de ayer?», se preguntó Dedé. «Sí, seguro que fue eso, ¡es imposible, no tiene sentido!», se autoconvencía una y otra vez.

Ensimismada en sus pensamientos lógicos, sin darse cuenta, tropezó de forma torpe con un hombre que le cortó el paso bruscamente. Un tipo alto, de complexión atlética, ojos saltones de color miel, con una de esas sonrisas largas y penetrantes que te cargaban las pilas, con bastantes canas en los laterales de su abundante y oscura cabellera, una característica física que mucha mujeres consideran atractiva, Dedé, así lo creía. Su indumentaria, sin embargo, no era para nada fascinante. Con zapatillas deportivas desgastadas, pantalón de pana marrón, un chaleco de lana con dibujos asimétricos en tonos tierra y la camisa azul con las mangas arrugadas y la cola mal colocada. Si a todo eso le añadías unas gafas de pasta gruesa, el resultado era evidente…

—¡Señor Harris! —Exclamó Dedé que lo reconoció sólo con ver ese chaleco.

—¡Señorita Dumont, no recuerdo haberla visto hoy a primera hora! —Se recolocó sus gafas intentando parecer severo. —¿Tiene usted alguna de sus muchas explicaciones convincentes?

—¡Am…! —Dedé buscaba una explicación. Normalmente era muy elocuente y enseguida se inventaba frases persuasivas para salir del paso, pero esa mañana su originalidad no estaba del todo desarrollada. —¡Ahora no es un buen momento profesor!— Contestó ella apurada.

—¡¿Que no es un buen momento?! —Se sorprendió él algo ofendido. —¡Señorita Dumont, se lo pido por favor, no falte a más clases, si no tendré que suspenderla este semestre! —dijo el profesor intentando ser amenazador. —¡Este mes ya tiene cuatro faltas!

—¡Si, lo sé! Disculpe profesor, pero de verdad que tengo que irme.

—¡La espero en mi despacho cuando terminen sus horas lectivas!

—¡¿Qué?! ¡No, no puedo!

—¡Sí, si que puede! Espero que sea inteligente y vaya a mi despacho esta tarde, por que si no lo hace, estará suspendida de forma inmediata. Estaré en mi oficina hasta las seis, si no está allí antes de esa hora, ya sabe lo que le espera. —Dijo él contundente.

A Dedé le impresionó gratamente su reacción, nunca nadie se había atrevido a hablarle de esa manera, le resultaba excitante incluso. El profesor se marchó con un paso firme algo fingido, se notaba que no tenía la costumbre de regañar a sus alumnos. Su personalidad era dulce y amable, no estaba preparado para lidiar con adolescentes espabilados. La mayoría de las veces se burlaban de él o le hacían alguna novatada, robarle las llaves del coche y cambiarlo de sitio, esconder el escritorio y la silla durante su hora de clase… Una vez, el profesor Harris entró en el aula y todos los alumnos estaban de pie dándole la espalda, tuvo que dar cincuenta minutos de lección mirando dorsos bromistas, ese día se marchó casi llorando. Era muy tímido y le temblaba la voz constantemente en situaciones difíciles, tartamudeaba cuando alguna alumna usaba sus encantos para conseguir altas calificaciones, Dedé lo sabía bien, ella lo había puesto en esa tesitura innumerables veces. A parte de todo eso, era un hombre de grandes conocimientos, tenía todas las respuestas sobre la historia del arte, fechas, lugares, sucesos, como una gran enciclopedia andante. En ocasiones, incluso había corregido reseñas de Internet. Durante su adolescencia viajó en solitario a un sinfín de museos y bibliotecas que contenían las obras más antiguas del mundo, no tuvo mucho tiempo para disfrutar de insustanciales fiestas o para adquirir una vida social excesivamente activa. De ahí su poca experiencia tratando con otras personas, pero era como pez en el agua entre palabras.

Dedé siguió su camino hasta el aula. La clase ya había comenzado, entró intentando no hacer mucho ruido y ocupó su asiento al lado de Elisa, los demás estudiantes tenían sus ojos clavados en la profesora, que explicaba sin parar la lección de esa mañana.

—¡¡Llegas tardísimo!! ¡¿Qué te ha pasado!? —Preguntó Elisa.

—¡Menuda mañana llevo! —Contestó Dedé resoplando.

—¡Vaya cara traes! ¿Estás bien? Pareces salida de un túnel de lavado.

—¡Danielle Dumont! Además de llegar sumamente tarde, ¿se va a permitir el lujo de entorpecer mi clase? —La profesora llamó su atención.

—¡No, disculpe señorita!

La profesora continuó sin darle más importancia a su alumna. Elisa y Dedé se miraron y rieron, agachando la cabeza en sus apuntes.

—¿Y bien? —Preguntó Elisa susurrante.

—¡Tía, no te vas a creer lo que me acaba de pasar! —Dijo ella con los ojos abiertos de par en par.

—¿Qué? —Preguntó ansiosa.

—¿Recuerdas el anillo de esta mañana? ¡Pues empezó a brillar como un puñetero faro!

—¡¿Qué dices?! 

—¡Te lo juro! —Susurró Dedé sin dejar de vigilar a la profesora. —Iba a salir por la puerta cuando el maldito anillo ese, empezó a brillar y brillar como si la Virgen María saliera de él.

—¡Estás fatal! —Elisa se rió de su amiga.

—¡No tiene gracia, tía! Me acerqué y empezó a rebotar por toda la mesilla.

—Vale, suponiendo que te crea… —Dijo Elisa incrédula. —¿Qué pasó después?

Dedé se quedó callada unos segundos y contestó.

—Nada.

Elisa negó con la cabeza sonriendo, no se creía ni una palabra de su amiga. 

—¡Elisa, te lo digo en serio! Cogí el anillo y dejó de hacer eso de brillar y menearse. —Dedé intentaba convencer a su amiga.

—¿Lo cogiste?

—Si, lo tengo en la mochila. 

—Mira, yo creo que se te fue la olla, llevas varios días que apenas duermes y sinceramente, amiga, comes fatal. No puedes alimentarte solo de ganchitos y refresco light, eso no es sano. Creo que necesitas un parón de tanta juerga, tanto tío cachas y centrarte. Seguro que solo flipaste en colores.

Dedé estiró su espalda en el asiento, colocándose recta, miró hacia la pizarra de la profesora y se detuvo a pensar y reflexionar lo que Elisa le había dicho. Era posible que su amiga tuviera razón. Llevaba una racha bastante desfasada y esas podían ser las consecuencias.

—Iré después a la biblioteca, ¿te vienes conmigo? Necesito estudiar para el examen de mañana. —Le propuso Elisa.

—No puedo, tengo una “reunión” con el profesor Harris. —Hizo una mueca de pesadez.

—¿Y eso?

—Me tropecé literalmente con él hace un rato, me echó una buena bronca y me dijo que tenía que estar en su despacho antes de las seis, si no me suspendería la asignatura.

—¡¿El profesor Harris?! ¿El mismo panoli al que le hicieron la novatada de las llamadas ocultas? —Reía Elisa acordándose de esa jugarreta.

—El mismo. —Dedé asintió con la cabeza sorprendida. —La verdad es que hoy casi ni tartamudeó, me gustó mucho ese intento de autoridad.

—¡Dedé! ¿Te gusta el profesor? —Preguntó Elisa pícara. Dedé se encogió de hombros y ambas se rieron.

—¡Señorita Dumont, salga de mi clase! —Le regañó la profesora. —Si para usted no es productiva esta hora, le agradecería que respetara a los demás alumnos.

Dedé entornó los ojos y recogió sus cosas.

—Te veo después. —Le dijo a Elisa.

Se levantó y salió por la puerta con la cabeza bien alta y aires de grandeza. Dio un portazo tras de sí. Se dirigía al despacho del profesor Harris, pensó que si se lo quitaba de encima, tendría toda la tarde libre y además tenía ganas de ver como terminaba esa conversación pendiente.

El campus estaba repleto de alumnos que se tumbaban en el verde césped para estudiar. Las animadoras vestidas con el chándal oficial de la “JU” practicaban sus frases victoriosas y sus volteretas olímpicas. La primavera ya estaba llegando a su fin, se notaba en el ambiente que pronto disfrutarían de las vacaciones, el sol y los festivales de música en la playa. Hacía calor, demasiado calor para el mes de junio. Dedé se paseaba tranquila por el camino hacia el pabellón de profesores. Los alumnos la saludaban al pasar, se notaba que era reconocida y admirada por muchos. 

La bandolera de piel que llevaba colgada al hombro, empezó a moverse de nuevo, de forma extraña. Se detuvo para sujetarla, pensó que era una alucinación que estaba sufriendo a causa de, como bien había dicho Elisa, poco dormir, mal comer y excesivo “ajetreo”, así que continuó caminando, pero no cesaba, el movimiento era cada vez más enérgico, Dedé miró por la rendija de su bolsa y de ella brotó de nuevo la luz cegadora, el anillo volvía a resplandecer. Inmersa en aquel destello, se quedó paralizada, hipnotizada. Alzó la mirada, pestañeó varias veces para salir de aquel desvarío, pero su mente la había llevado a un sitio distinto…

De pronto se encontraba en medio de un frondoso bosque, sola, sin nadie a su alrededor, con los únicos sonidos que desprendía la naturaleza. Se asustó, era tan real… alzó su brazo y extendió su mano para tocar uno de los enormes pinos, quería comprobar si era en verdad una ilusión, pero no, no lo era…

Podía tocarle, rozarle, sentir cada grieta de su gruesa corteza en sus yemas. Eso era algo más que un delirio. Los olores a hierba húmeda y a flores silvestres inundaban su sentido olfativo, los pájaros revoloteando entre nidos, cantando bajo los rayos del sol que atravesaban entre las ramas, se hacían eco en sus oídos. Dedé miró a su alrededor, tensa, se sentía perdida. 

—¡¿Hola, hay alguien aquí?! —Preguntó alzando la voz. Nadie respondió a su llamada. —¡Por favor necesito ayuda! ¡¿Hay alguien?!

El silencio era inquietante. Ni siquiera sabía en qué lugar estaba, en qué punto del mapa se encontraba. ¿Seguiría en Florida? No le sonaba de nada aquel paraje natural. ¿Seguiría acaso en América? Recordó que todavía llevaba su bandolera, la abrió para rebuscar entre sus cosas, sacó su teléfono.

—¡Sí, sí, sí! ¡Ya está, llamaré a emergencias! —Dijo resuelta y emocionada. El teléfono no tenía ni un ápice de cobertura, no podía llamar a nadie. —¡¡Maldita sea, vamos!! —Levantó el brazo hacia arriba con el móvil en la mano y caminó en círculos para encontrar algo de conexión. —¡Venga, venga!

Algo se oyó entre los arbustos, unas risas provenían de entre los matorrales a su derecha. Dedé se detuvo y fue hacia ellas.

—¡Por dios, menos mal! —Dijo soltando un suspiro de alivio. —¡Hola! ¿Podéis ayudarme? —Apartó varias hierbas y ramas y cruzó al otro lado.

Se encontró con un verdoso y precioso lago, con orilla rocosa y cascada blanca. Las flores de aquel lugar eran de un sinfín de colores jamás vistos, el ambiente era pacífico, tranquilo, te llenaba de sensaciones espirituales y relajantes. A Dedé le inundó una profunda paz y armonía, casi como si estuviera en su hogar, como cuando “Yayá” Marie hacía sus galletas en el horno y decoraba la mesa con tapetes de ganchillo para la merienda, como cuando el “Pappú” Jean Pierre tocaba su acordeón en el porche a los pies de la luna. Por un momento, Dedé sintió que no querría irse nunca de allí. Aunque, no estaba sola. Rápido, se percató de dónde provenían las risas y se escondió entre dos árboles antes de saludar. 

Una pareja juvenil estaba abrazada a orillas del lago, se besaban con pasión y ternura.

—¡Oh, vaya…! —Murmuró Dedé interesada.

Le resultó muy familiar aquel joven que se disponía a desnudarse para meterse en el lago. Dedé entrecerró los ojos para intentar distinguir mejor el rostro del chico. Algo la distrajo, un movimiento entre los juncos del agua, captó su atención. Cerca de las rocas que sostenía aquella montaña con cascada, había algo insólito que se metía en el agua. No logró verlo con claridad, pero Dedé pudo vislumbrar una especie de cola gigante y escamosa, como la de un pez, aunque mucho, mucho más grande y pringosa. Aquel ser, buceaba por el agua hacia el joven que animaba a su chica a meterse. Dedé continuó observando aquella situación, esperando ver de nuevo a aquel animal, atenta y en silencio, sintió un escalofrío, una mala sensación que la puso en alerta. 

La criatura sacó medio cuerpo a la superficie y fue entonces cuando pudo verla. Con cabellos mojados y sombríos que caían sobre su rostro pálido, con la comisura de sus labios ennegrecidas. Sólo había pupilas oscuras en sus ojos llenos de odio, que miraban al joven nadador con ansias. , sus ojeras hundidas le hacían parecer que no había vida en ella, como salida de entre los muertos. Aquella criatura desprendía terror. Su cuello y sus mejillas estaban repletos de lánguidas escamas, clavadas en su piel como diminutas agujas. 

Dedé se percató de que la criatura estaba justo detrás del joven, el cual no paraba de discutir con aquella enojada chica de la orilla. Dedé no lo dudó ni un instante, salió de entre las hiervas cual heroína para avisar a aquellos tortolitos de la presencia de aquel ser en el agua.

—¡¡Sal del agua, sal del agua!! —Gritó ella corriendo hacia ellos. —¡¡Hay algo detrás de ti, tienes que salir del agua!!

No la oían, ni la veían, ella estaba allí, a pocos metros del joven y a pocos centímetros de la chica. Ellos seguían como si nadie hubiera irrumpido.

—¡¡¡Oye!!! ¡Te estoy hablando! —Dedé estaba confusa. —¡¿No me oís?! —Se acercó a la joven e intentó que la escuchara sujetándola por el brazo, pero no pudo, lo traspasó. —¡Pero qué…! —Se miró la mano perpleja.

Dedé miró hacia el agua, la criatura ya no estaba, se había sumergido. El chico hizo un gesto de dolor.

—¡¡Ahhh!! —gritó mientras intentaba alcanzar su pie bajo el agua. —¡Amber algo me ha mordido!

—¡Joder, te estoy diciendo que salgas del agua! ¡Eo! —Dedé zarandeó sus brazos una y otra vez para llamar su atención. —¡Madre mía, no pueden verme!

Otra vez reapareció el horrible ser detrás de él, con sus cárdenos labios manchados de sangre. Miró a Dedé fijamente.

—¡Eh tú! ¡¿Puedes verme?! ¡¡Bicho repugnante, aléjate de ellos!! ¿Me oyes? —Le gritó al monstruo marino intentando espantarlo. Dedé cogió una de las piedras del suelo y se la lanzó con todas sus fuerzas. — ¡¡Largo de aquí!! —Volvió a desaparecer.

Respiró aliviada, pensando que había salvado la vida de aquel chico que al parecer, ignoraba por completo su presencia. Decidió marcharse, tenía que encontrar a alguien que sí pudiera verla y sacarla de allí o al menos explicarle dónde se encontraba. Al pasar por delante de la chica, se fijó en sus pertenencias que estaban en el suelo, un trozo de mapa de la zona, sobresalía de la mochila.

—¿¡Isla de Rodas?! ¡No puede ser! —Se sorprendió. —¡¿Estoy en Grecia?! —Preguntó a la chica mientras ésta se secaba con una toalla. —¡Claro, no puedes oírme! —Exclamó decepcionada. —¡Espera! —Se fijó en el escudo y el nombre bordados en la toalla de la chica. —¡¿Universidad de Northern?! ¡Sois los de la excursión que salió en la radio!

—¡Eh, tío, no, en serio, tienes que salir! —Dedé se acercó de nuevo hacia la orilla, apresurada.

—¡¡¡Ahhh!!! ¡Amber por favor estoy sangrando!

—¡¡Mierda!! ¡Sal del agua! ¡¡Ya!! —Dedé empezaba a desesperarse.

—¡Pues sal del agua, yo no pienso meterme a por ti! —La chica ignoraba las llamadas del joven en el agua.

—¡¡Ey, Amber, venga ayúdale!! ¡¡Deja el maldito móvil y ayúdale!! —Dedé le gritaba con todas sus fuerzas, pero era en vano, no podían escucharla. —¡¡Tía, se va a morir!!

Recordó el sueño tan agitado que había vivido esa misma noche y se estremeció, así que se adentró en el agua, haciendo un último intento por agarrarlo del brazo y sacarlo de allí, algo debía hacer, ella sabía que eso no acabaría nada bien. Entonces vio el anillo del chico, llevaba un anillo idéntico al que ella había encontrado en su mesilla, el maldito anillo que la había llevado hasta esa situación. Mike estaba atrapado bajo el fango, sus pies estaban incrustados en el fondo. Dedé estiró sus brazos para tirar de él.

—¡Vamos Mike, agárrate a mí! ¡Venga, por favor! —Intentaba con todas sus fuerzas aparecer de forma corpórea frente a él y así poder ayudarle. Estaba sudando. Ciertas lágrimas recorrían su rostro por la tensión de lo que iba a pasar. —¡Tengo que sacarte de aquí! Te aseguro que lo que viene ahora no es nada agradable. —Tenía el rostro totalmente humedecido y apenas lograba ver claramente.

—¡¿Pero que coño…?! —El chico se asustó al ver que sus pies estaban atrapados, estaba herido y confuso. —¡Amber, ayúdame, no puedo salir!

—¡Deja de hacer el imbécil, esta vez no voy a picar!

—¡No es una bro… ! —Y sin más, Mike desapareció.

—¡¡No, no, no!! —Dedé revolvió entre el agua para encontrarlo, pero allí no estaba. Se había esfumado.

De pronto las aguas empezaron a agitarse con fuerza, la sangre tintaba cada oleaje y cada espuma, Dedé miraba sin saber qué hacer, empapada en la orilla, había perdido toda esperanza de salvarlo.

Y vio a la criatura emerger, vio cómo se retorcía y se entremezclaba con el cuerpo de Mike, que luchaba por sobrevivir, pero ésta no lo soltaba. Cada vez que Mike hacía un esfuerzo por liberarse, ella lo desgarraba más fuerte. Enseñando sus dientes como espadas brillantes y afiladas, llenas de la sangre de un joven inocente. Dedé intentó no mirar, le repugnaba lo que estaba viendo. Se quedó arrodillada en la orilla, temblando ante tal aberración, ni siquiera era capaz de llorar, ni siquiera se atrevía a soltar un mínimo sollozo.

La bestia la miró mientras mordía y clavaba sus uñas en el torso del joven. Dedé, la miró también y entonces sintió algo que jamás creyó que existiría dentro de ella, sintió protección, adoración y belleza, belleza en sus escamas, en su forma en el agua, adoración por su fuerza, se sintió a salvo. Así que se levantó, dejando que aquel ser terminara su hazaña, dejando que Mike muriera a manos de aquella criatura del lago.

—¡¿Mike?! —Amber lo llamó dudosa acercándose a la orilla. —¡No tiene gracia! ¡¡¡Mike!!! ¡¡¡Mike!!! —Puso sus pies en el agua.

—Yo de ti no haría eso, él ya está muerto. —Le dijo Dedé aún sabiendo que no la escucharía.

Se alejó de aquel infierno, intentando salir de aquella terrible visión mientras escuchaba de fondo los últimos gemidos de Mike y los gritos desesperados de Amber. Corrió hacia el bosque, llorando, impotente y cabreada, no entendía por qué le ocurría esto a ella. Se detuvo y rebuscó de nuevo en su bolsa, sacó el anillo con la cruz y las iniciales “KA”.

—¡¿Qué es lo que quieres?! —le preguntó angustiada y cabreada —¡¡¡Sácame de aquí!!! —Gritó apretando los ojos con fuerza.

Cuando Dedé abrió los ojos de nuevo, había vuelto al campus de la universidad. Todo seguía como antes, las animadoras entrenaban, los estudiantes tirados en césped con sus libros y ella de pie, en medio de aquel camino hacia su reunión con Harris.

¡NOS VEMOS PRONTO LECTORES!

EL CUARTO CAPÍTULO ESTARÁ DISPONIBLE EL MIÉRCOLES. ¡NO OS LO PERDÁIS!

PARA SEGUIR LAS AVENTURAS DE DEDÉ Y NO PERDERTE NINGÚN CAPÍTULO SOLO TIENES QUE SUSCRIBIRTE AQUÍ ABAJO


COMPARTE: